Los Hombres del Isla.

IsladelaJuventudTengo en mi recuerdo a los hombres con quienes me tocó compartir el servicio militar a bordo del Buque de Exploración Radio Electrónica Isla de la Juventud. Eso fue por allá por el año 1983 y había egresado de la Academia Naval en el mes de Julio luego de cinco años de guardiamarina, (se dice fácil). Estudié para trabajar en la marina mercante nacional, pero un déficit de mandos me colocó por dos años como oficial en la Marina de Guerra, -voluntariamente-. Servicio Social.
En la última mitad de Agosto me incorporé a ese buen barco que una vez fue de pesca, arrastrero por popa y luego albergó a una misión científica de la FAO, había sido recién reparado en España y tenía todas las condiciones de vida y travesía.
Rápidamente hice nuevos amigos y me puse al tanto de cómo era la cosa allí.
No era muy complicada en verdad, mantenimiento y reparación de los equipos de electro radio navegación y de comunicaciones, clases y entrenamientos de diferentes tipos en los días en que no tocaba oficial de guardia. El oficial de Guardia, ya eso si era cosa seria, desde que te levantabas a las 0500 horas eras el máximo coordinador de la vida a bordo, desde los ejercicios matutinos hasta la hora de sueño, pasando por la calidad de las comidas y la faena.
Faena es una palabra que casi todo el mundo comprende, en el lenguaje de los marinos significa trabajo, que nunca escasea en un barco: piqueta y rasqueta para la plancha de metal, luego cepillo de acero y pintura, -y mira que un barco se oxida-. En la cubierta que es como el piso y en el exterior, que son como las paredes, colgados de un aparejo, que le dicen guindola.
Arranche -que es limpieza- y aduje de los cabos que es organizar las cuerdas, que en un barco son muchas. Los oficiales de máquinas y motoristas,- bueno eso no me tocaba a mí-, nunca, pero nunca podían andar limpios, eran un cuadro surrealista de tizne, grasa y no sé cuántas cosas más, sus overoles: A la hora del almuerzo o comida tenían que ser magos para estar presentables. Nunca los pobres pudieron obtener los primeros lugares en la inspección del Sábado.
La inspección del Sábado era profunda, la hacía el comandante y el Oficial de Guardia, camarote por camarote, área de responsabilidad por área de responsabilidad, persona por persona, de ahí el pase, lo mas anhelado en los Hombres del Isla, para algunos marineros, y dos tercios de los oficiales.
Para los que nos quedábamos era como el día de la cultura italiana, el almuerzo pizza napolitana,- grande y bien hecha- y espaguetis. Una tradición abordo. Yo siempre me quedaba, no tenia casa, familia, ni esposa en la Habana, mi vida estaba en Gibara, solo salía un rato por la noche. -A pescar-.
Así era la rutina, fondeado casi siempre en la Bahía de la Habana o atracado en un muelle de Casablanca.
Hasta el momento en que llegaban las misiones, que la mayoría de las veces eran el ¨serrucho¨, navegación en zigzag cubriendo y vigilando una zona naval determinada.
Estas misiones nunca escasearon, a veces duraban diez días, a veces más de veinte. Mar, sol y cielo, tierra por ningún lado. No eran en balde, obedecían a una situación militar concreta y duraban lo que hiciera falta.
Alejados a cuarenta o cincuenta millas de la costa nuestro barquito fresco se metía en el medio de las agrupaciones navales de la US Navy en sus maniobras o trayectos. En esa época de la guerra fría eran muy frecuentes.
Lo que ahora me llama más la atención y recuerdo con emoción era precisamente la actitud de los hombres con los cuales me tocó convivir, oficiales y marineros. Las provocaciones nunca faltaron, a veces eran serias y entrañaban un grave peligro. A veces daban gracia.
Siempre, afables, siempre tranquilos, jamás, digo jamás, percibí una sombra de temor en los ojos de nadie, esa actitud se pegaba, porque muy pocas veces pensé en el peligro.
Punto y aparte era el comandante, un hombre, ya algo mayor, que muchas veces tenia cara de pocos amigos, de una firmeza y un valor a toda prueba, nos lo demostró muchísimas veces, en momentos bien difíciles.
La vida me lanzó a diferentes lugares y tareas y nunca más he visto a mis compañeros con los que hice una profunda amistad y de los que conservo un entrañable recuerdo, quisiera haber podido saludar de nuevo al comandante, abrazar al contramaestre, al jefe de máquinas, a los oficiales de cubierta, a los maquinistas, a los timoneles, a los radiotelegrafistas, a los marineros- disciplinados o a los medio regados-, en fin a toda la tripulación, pero nunca en más de 30 años los he vuelto a ver.
Solo sé que ya no existe el barco, el tiempo en el mar es implacable con el acero, deben existir todavía la mayoría de los hombres, pues éramos muy jóvenes, quisiera por todos los medios, que aún existiera el comandante aunque ya debe estar viejito, para mí fué un ejemplo incomparable, mi primera referencia en la hora de la verdad.
Y no es gratuito que comparta estos recuerdos, le prometí a mi hija escribirlos un día y vi el cielo abierto cuando tuve un Blog. Sirva este escrito como ese homenaje que prometí.
Pues los jóvenes que hoy tenemos, tienen el derecho y el deber de conocer, compartir y continuar la gloria que se ha vivido. Eso es lo bueno de Cuba.
alexander sertev sept.84

Flores para Camilo

Octubre no es Abril, mes de las flores, más bien es el otoño, estación en la cual desde el cosmos los grandes bosques parecen encendidos por sus enrojecidas hojas.
Es para Cuba mes de conmemoraciones, la mayoría tristes. Una de ellas es la desaparición en las aguas del mar de Camilo Cienfuegos, un héroe legendario de nuestra historia.
Aquí en Gibara, cada 28 se rinde homenaje a ese querido cubano. Como en todo el país millares de personas, fundamentalmente niños y jóvenes van desde temprano al mar a depositar una flor al héroe.
Antes iban por todo el malecón y desde ahí arrojaban su carga de cariño y de respeto. Hoy esto ha cambiado un poco, hoy lo hacen desde el Monumento a Camilo, una estatua de bronce que el artista esculpió con amor y de la que la población que acopió pedazo a pedazo cada trocito del metal, también es autora.
Mayormente es tradicional que ese día este lluvioso cuestión que nunca ha mermado la participación, lluvia y mar embravecido que nos recuerda que el héroe, no se amilanaba ante nada.
Hoy 28 no, el día amaneció soleado y pude como hace muchos años estar allí, esta vez acompañando a mi hija una joven ya.
Ayer hurgamos en cuanto jardín, árbol, sembrado, porque aunque Octubre no sea al mes de las flores, siempre guarda una flor para Camilo, y hoy en el acto político que siempre se celebra bien temprano en la mañana, evocaba mis veces de arrojar esa flor, que más que nada representa todo cuanto los cubanos amamos y respetamos a nuestros héroes.
Estoy seguro que si el héroe jovial y valiente pudiera vislumbrar ese momento, su emoción infinita le hubiera hecho expresar. Esta es mi Cuba.

Lo que dió origen a Gibara

Desde la segunda mitad del siglo XVIII, los cabildos holguineros tomaron el acuerdo para recomendar la construcción de una batería en el puerto de Gibara, con el fin de resguardar a éste de los ataques de corsarios y piratas, muy frecuentes por esa época.
El 16 de enero de 1817 se coloca la primera piedra de la Batería que llevaría el nombre de “Fernando VII”, en honor al rey de España de esa época, y se concluyó el 2 de junio de 1818, con un costo inicial de 10 073 pesos y 4 reales. Esta fortaleza se construyó en el promontorio conocido como Punta de Yarey, de frente al mar, franqueando la boca de la Bahía de Gibara, lugar desde donde se podía hacer fuego a las embarcaciones aunque éstas se encontrasen a gran distancia, mar afuera, en una zona de la costa donde se hacía difícil el desembarco por ser muy abrupta y batir el mar con gran fuerza.
La Batería “Fernando VII” se hizo separada de la tierra por un foso y el acceso es a través de un puente levadizo de madera. La construcción se pronuncia hacia el mar protegida por un parapeto circular formada por dos muros de mampuesto de 0.50 metros cada uno, separados entre sí por un relleno de 0.80 metros de tierra y piedra.
Los muros de mampuesto de las naves que forman dicha construcción tienen 0.50 metros de espesor. Sus techos en colgadizos, con alfardas de madera, encima presenta un entablamento, terminando el mismo en tejas criollas. Sus puertas y ventanas son a la española, estas últimas están protegidas por rejas de hierro.
La guarnición de la batería estaba compuesta por un sargento primero, dos segundos, un tambor, cuatro cabos primeros, cuatro segundos y cuarenta y ocho soldados.
El armamento con que contaba era de tres cañones de hierro calibre 24.2, con proyectiles de a 8 y uno del calibre 4, los que miraban hacia el mar, además poseía un cañón calibre 12, que estaba dirigido hacia la tierra, y treita fusiles. Este armamento no se conserva en la actualidad.
En 1830 la batería tuvo que ser reparada en muchas partes, se labraron y colocaron 600 estacas, se colocó una puerta enrejada, además, se pusieron a un mismo nivel el terreno de la plaza de la fortaleza y el de todas las comunicaciones interiores. Se demolieron los pilares exteriores y se rellenaron los muros de la entrada del puente a ambos lados. De igual forma se enladrillaron todas las banquetas y escaleras de acceso a la explanada principal. Se abrieron tres semicírculos en ellas, donde se colocaron nuevos miradores, cerrándose los ángulos.
Posteriormente se asignaron nuevos presupuestos, todos en beneficios de la fortaleza, hasta que en 1863 aparecen documentos que se refieren a la demolición de la batería, planteándose que la misma no tenía capacidad para los jefes, oficiales, presos y detenidos que la habitaban. Sin embargo esta orden no llegó a cumplirse y en 1875 fue ampliada nuevamente.
En la primera mitad del siglo XX estuvo ocupada por la marina, por lo que sufrió modificaciones. Luego del triunfo de la Revolución, fue utilizada por el Instituto Nacional de Pesca, pasando posteriormente a manos del entonces Consejo Nacional de Cultura para su cuidado y conservación , declarándola en 1965 como monumento con clasificación de “A”.
En 1988, esta construcción militar se restauró, eliminándose las variaciones que en más de cien años se le hicieron y reponiéndole su aspecto original.
Un nuevo proceso restaurativo se le practicó en el inicio del siglo XXI, donde se le incorporó portal a las dos naves interiores producto de la investigación y hallazgo del proyecto original, encontrado en el Museo Militar de la Coruña, en España.

Escuchando la Radio.Medicina cubana.

La radio es maravillosa y pocas veces me detengo a analizar esta realidad, pues la escucho cuando estoy haciendo algo, trabajando en mi casa o simplemente descansando pero casi siempre  en segundo plano como diría el Total Comander, sin embargo es una valiosa fuente de información al alcance de todos, aún en la época de las Nuevas Tecnologías e Internet. La diferencia consiste en que en la radio un grupo de personas capaces te preparan un flujo informativo y en Internet usted es quien busca, si tiene conexión y sabe bien como hacerlo.

Entonces el oído y el cerebro que siempre están alertas como un Sistema Operativo, te manda a prestar atención al tema que es para ti importante. Esa alerta me ha estado  llegando en los últimos días  con las noticias sobre nuevos medicamentos descubiertos y aplicándose ya, o que  están en fase de ensayo clínico en Cuba, para la diabetes y sus secuelas, para el cáncer de piel, cáncer de mama, cáncer de pulmón, en fin una cantidad asombrosa que está generando nuestro polo científico.  Y Cuba es un país chiquitico así y además bloqueado por la potencia más poderosa y malvada que existe en el mundo.
Y me lleno de sano orgullo por ser compatriota de esos científicos pero además de inmensa esperanza porque muchas de esas enfermedades eran  incurables. Me asiste la confianza infinita en que nunca serán utilizadas con fines de lucro, sino inmediatamente puestas a disposición de los enfermos, como se ha demostrado muchas veces. Ahora díganme una cosa, ¿No se apunta eso entre Lo bueno de Cuba?
Les dejo esa noticia que saqué del Internet de Cuba, pues la  radio se escucha pero no se lee.

Cuba produce la mayoría de sus medicamentos esenciales

La Habana, 21 oct (PL) Cuba garantiza la cobertura de sus medicamentos esenciales, la mayoría producidos en el país, afirmó hoy el presidente de la Sociedad Cubana de Farmacología, René Delgado.

El también presidente de la Asociación Latinoamericana de Farmacología, señaló ante el plenario del XX Congreso Latinoamericano de la especialidad, inaugurado este lunes en el Palacio de Convenciones de La Habana, que en la isla los medicamentos no son un negocio de lucro y la salud es pública, gratuita y accesible a todos por igual.

Agregó el académico que en Cuba existe un sistema de Salud que cubre a toda la población sin ningún tipo de distinción, y que el país está entre los primeros del planeta en cumplir con los objetivos de la Organización Mundial de la Salud de “Salud para todos”.

En Cuba, abundó, la Farmacología destaca como una disciplina con sustanciales logros, desde su enseñanza en las universidades médicas y de ciencias farmacéuticas a los necesarios estudios farmacodinámicos, preclínicos, in vitro, in vivo, los estudios moleculares encaminados al esclarecimiento de los mecanismos de acción de fármacos en desarrollo, clínicos controlados, entre otros.

El XX Congreso Latinoamericano de Farmacología y Terapéutica Latinfarma 2013 comenzó con la asistencia de alrededor de 350 delegados de 38 países, así como igual cantidad de cubanos.

Este encuentro tiene el propósito de contribuir al desarrollo de la Farmacología y la Terapéutica en la región, como una de las bases para el fortalecimiento de los sistemas de salud pública en América Latina.

Como parte de la inauguración, los profesores Salvador Moncada, del Instituto Wolfson de Investigación Biomédica de la Escuela Universitaria de Londres, Reino Unido; y Agustín Lage, director general del Centro de Inmunología Molecular de Cuba, ofrecieron sendas conferencias magistrales.

Una serie de cursos precongreso acontecieron asimismo en esta jornada y también fue inaugurada una feria expositiva y comercial.

La cita analizará hasta el viernes un amplio espectro de temas sobre farmacología, terapéutica y ciencias relacionadas, con énfasis en el desarrollo de nuevos medicamentos, la optimización de los existentes y su uso racional.

Paralelo al evento acontecen el V Congreso Iberoamericano de Farmacología, el XI Congreso Nacional y V Internacional de la Sociedad Cubana de Farmacología.

Lo que pienso de la Enciclopedia Ecured.

ecuredsearchConfieso que al principio lo tomé como un ruido en el sistema, comenzaron a aparecer correos que mencionaban ese extraño nombre y ocupado en otros asuntos, sin ganas de una complicación nueva, le dediqué  poca atención, luego se fue perfilando la orientación, la dirección, la planificación,  el trabajo y el control, entonces ya fue otra cosa.

Acababa de ser gestada para luego nacer, la Ecured, Enciclopedia Cubana Colaborativa en Red.

En algún momento pensé  para mis adentros, ¿Cómo emular WikiPedia, del  emporio de todos los poderes? (aunque su misión y visión  sugieran otra cosa),  Encarta y otras enciclopedias,  donde pensaba que estaba todo o casi todo. Luego comprendí que no había que emular a nadie, solo construir lo nuestro.

Se percibía el esfuerzo en todas partes, silencioso constante.

Entonces comencé a trabajar, desde mi rinconcito, en lo que podía, con mil regaños de los moderadores, pero siempre escuchando consejos y me creé mi propia misión.

Entendí que en una Enciclopedia Global hecha en otra parte  no iba a  estar, el hecho histórico local, el héroe, el mártir, el lugar, la precisión, el enfoque. En la nuestra sí y valía la pena.

Entendí que en Cuba hay tremenda cultura y tremendo nivel de investigación y de investigadores y muy poco papel y posibilidades de crear libros, copias duras y pensé, eso lo resuelve bastante.

También que hay, información, historia, cultura que está a veces engavetada en un lugar y   merece ser conocida y compartida.

Me dediqué a buscar investigaciones que se hacen a diario en los Museos, en las Sociedades, en los predios del saber, y me asigné la localidad como objetivo. Dije, lo mío es lo mío, lo del otro es lo del otro y entre todos podremos hacer el edificio.

Ahí están  muchas de mis fuentes, todas citadas, los autores consultados. Aporté  mi granito de arena, al máximo de mis posibilidades, con pasión. Continuar leyendo

La maravilla que es un Joven Club.

RafaelSi eres un niño y no tienes un Play Station, Nintendo, PSP, u otro artefacto  con el cual ponerte a tono en materia de entretenimientos  con los tiempos que se están viviendo y tu papá o tu mama se preocupan porque poco pueden hacer, ¿quién dice que el mundo está perdido? Yo puedo ofrecer mi Joven Club. Ahí podrás conocer e interactuar con  videojuegos, muchos de ellos  muy didácticos y mejor que eso hacer   amigos , socializar y sentirte a gusto.

Si eres un estudiante universitario, al cual el último  ¨deaso¨ le desapareció como por arte de magia el esfuerzo de meses , su tesis de grado , y la agonía , la rabia y la impotencia que cosas como esa provocan,  comienzan a desesperarte seriamente, muchas veces no todo está perdido, yo puedo ofrecer mi Joven Club. Un instructor utilizando un software  recuperador, recuva, puede ser, y ¡zas!, se acabó el estrés. Continuar leyendo

Universidad al alcance de todos.

Una de las cuestiones que me preocupaban sobre la continuidad de estudios hace varios años atrás era el acceso a la Universidad, claro, aquí en Cuba desde 1959  se fueron creando oportunidades importantes  de continuación de estudios , sin embargo la realidad demostraba que aquellos que  se desvinculaban del sistema regular de enseñanza, dígase Pre Universitario o la propia Universidad , por alguna razón impostergable, caía en una situación difícil si realmente quería insertarse de nuevo a la Universidad.

Existían los cursos para trabajadores, en los cuales se han graduado miles de compatriotas, pero estos son generalmente ofertados por las Universidades cabeceras con el consiguiente inconveniente del transporte y otras dificultades para el ciudadano de los diferentes municipios del país.

Por otro lado, la realización de estudios de postgrado era casi un imposible a aquellos que ya habían vencido la educación superior y vivíamos o laborábamos fuera de las cabeceras provinciales.

Continuar leyendo

Cargar más