«

»

Nov 10

El loco que conocí.

locoComo nací en puerto de mar y pesco casi desde que camino sobre la faz de la tierra, hace más de cincuenta años, pensé que en asuntos de pesca de orilla aqui en Cuba lo había visto todo, y nada , la vida me ha demostrado que cada dia que sabemos más, nos falta más por saber.
Resulta que el otro dia , pescando de desde la costa en un lugar aquí en Gibara al que le llaman la Ensenada de la Canoa , veo salir del agua un muchacho joven , con una pata de rana rota, careta y snokel , un pantalon pitusa de bolsimmos grandes, y una boya con una aro de alambre de la que pendian grandes Roncos, Sarcos de piedra y lo más lindo Berracos. Era tan buena la pesca que me díó una gran verguenza mirarde reojo una rabirubia y un guatibero que habia conseguido con esfuerzo. Realmente traia mas de veinte libras de pescado en aquel aro de alambre.Sorprendido de no verlo cargar bichero o fusil de casa submarina, y que los peces no tenian agujero de varilla por ningún lado no resití la curiosidad de saber como lograba esos ejemplares.
Entonces riendo se sacó de un bolsillón un carrete con un nylon y un anzuelo con plomo corrido y del otro un bolsito con carnadas de cola de Maquey y me explicó su pesca. Buceando sobre la superficie localiza un cabezo con manchas de peces debajo y entonces despliega el cordel encarnado sobre ella, casi le mete en la boca la comida, todo lo ve con la careta, cuando pica el pez lo sube lo pega en el alambre que cuelga de una boya a dos o tres metros detras de el y asi hasta que le da frio.
-Lo malo es cuando algún tiburoncito o una picua se ponen a darme vueltas, me dijo. na , pero no hacen ná.
-Mira que hay locos pensé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>