«

»

Feb 09

Una Obra de Amor

09-02-14_1738
Escuchando una intervención del compañero Luis Torres Ilibar, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y su Primer Secretario en la provincia de Holguín, -mi provincia- explicando una campaña que se implementa ahora denominada Más Holguineros, Más podemos, aparte de valorar positivamente sus conocimientos de la dialéctica materialista, expresados en la correcta utilización de categorías filosóficas, ( forma y contenido) por ejemplo, me llevé anotada en letras grandes en mi agenda una frase, que, sin sacarla de contexto , para no convertirla en mero pretexto, me alijó un poco el revolico que tiene mi mente alimentado por algunas cosas que estoy viendo hace algún tiempo acá.
Él dijo:
El Socialismo es una Obra de Amor.

Muchas cosas se me abrieron a la luz, cosas que yo siempre he pensado porque estoy convencido que:
Quien no Ama no Sirve.
Una persona mala, (que la gente sabe quién es malo y quien es bueno) no puede ser Comunista y mucho menos puede en nuestra sociedad socialista tener poder decisorio.
Alguien insensible, que pase raudo por una parada con su carro, aislado eléctricamente del mundo por sus cuatro gomas y de la luz del sol por sus calobares y no repare en una anciana, mujer con niño, anciano o joven estudiante, deseoso de llegar a su destino,y le ayude, no puede ser Comunista y mucho menos puede en nuestra sociedad socialista tener poder decisorio.
Alguien a quien le guste que le guataqueen, que le rindan pleitesía y reverencias, no puede ser Comunista y mucho menos puede en nuestra sociedad socialista tener poder decisorio.
Alguien que se ensañe con el que le discrepe y busca las mil maneras de matar (en sentido figurado) que existen y las aplica sin piedad, no puede ser Comunista y mucho menos puede en nuestra sociedad socialista tener poder decisorio.
Alguien que robe, que desvié, que favorezca a sus amistades, que tenga un doble discurso, que mienta, engañe, que permita… ese, ese.. No puede ser Comunista y mucho menos puede en nuestra sociedad socialista tener poder decisorio.
Alguien que no sienta en su propia carne las carencias del ciudadano común y evalué el impacto de sus propias acciones en la economía y en la vida familiar de su pueblo, ese, no puede ser Comunista y mucho menos puede en nuestra sociedad socialista tener poder decisorio.
Alguien que no trabaje, y no exija a sus compañeros que trabajen hasta el límite de sus fuerzas por el bien común no puede ser Comunista y mucho menos puede en nuestra sociedad socialista tener poder decisorio.
Alguien que acumule riquezas o viva con hábitos de consumo excesivamente superiores al promedio de sus compatriotas, tenga el ingreso que tenga, provenga de donde provenga no puede ser Comunista y mucho menos puede en nuestra sociedad socialista tener poder decisorio.
Porque al Capitalismo lo hicieron las leyes ciegas del mercado y se desarrolló a partir de otras formaciones económicas, que también fueron espontáneas, pero el Comunismo no, el Comunismo no es espontáneo, es consciente, lo hacen los hombres, y el ejemplo personal es vital en esa obra, que como único podrá ser Real es como dijo Luis en esa alocución: si es una Obra de Mucho Amor.