«

»

Oct 22 2013

La maravilla que es un Joven Club.

RafaelSi eres un niño y no tienes un Play Station, Nintendo, PSP, u otro artefacto  con el cual ponerte a tono en materia de entretenimientos  con los tiempos que se están viviendo y tu papá o tu mama se preocupan porque poco pueden hacer, ¿quién dice que el mundo está perdido? Yo puedo ofrecer mi Joven Club. Ahí podrás conocer e interactuar con  videojuegos, muchos de ellos  muy didácticos y mejor que eso hacer   amigos , socializar y sentirte a gusto.

Si eres un estudiante universitario, al cual el último  ¨deaso¨ le desapareció como por arte de magia el esfuerzo de meses , su tesis de grado , y la agonía , la rabia y la impotencia que cosas como esa provocan,  comienzan a desesperarte seriamente, muchas veces no todo está perdido, yo puedo ofrecer mi Joven Club. Un instructor utilizando un software  recuperador, recuva, puede ser, y ¡zas!, se acabó el estrés.

Si usted debe preparar un matutino, o simplemente mantenerse informado y no ha podido obtener  el periódico  impreso  y no sabe qué hacer, ¿quién dijo que todo está perdido? yo puedo ofrecer mi Joven Club, porque desde allí en menos tiempo  que en una biblioteca estándar accede a la navegación nacional y con ello a la inmensa mayoría de los periódicos del país.

Si no sabes nada de Windows,  Office, Linux para ti es casi una palabra obscena,  no entiendes cuando en los Lucas dicen visítenos en WWW punto etc.  etc. punto cu.  Hay remedio, yo puedo ofrecer mi Joven Club. Cursos  cortos, largos, presenciales, semi presenciales, a distancia en las red,  en casi todos los horarios del día y parte de la noche, te alfabetizarán informáticamente.

Si ya dominas lo que te dije en el párrafo anterior   y quieres seguir aprendiendo, Programación, Diseño, Gestión de Bases de Datos, etc. No se han cerrado los caminos. Ahí sigue estando mi Joven Club. Los cursos avanzados en las mismas modalidades que anteriormente mencioné están a tu disposición.

Si te interesa aprender sobre  transistores, resistencias,  bobinas, condensadores,  diodos, circuitos integrados, la Ley de Ohm, Kirchhoff, voltaje, corriente, frecuencia, compuertas lógicas, multivibradores, en fin la electrónica, o indagas sobre  forma de  comenzar  a prepararte para el examen de  Radio Aficionado, no lo pienses más, en una gran mayoría de los Joven Club encontraras la solución, por lo menos yo puedo ofrecerte mi Joven Club.

Si te asignaron una tarea escolar, una investigación o simplemente deseas conocer o precisar alguna información yo te digo que hay una solución, pero debes leer mi próximo artículo, se llama Lo que pienso de Ecured.

Si quisieras comprobar que mala memoria tengo y cuantas cosas más se me ha olvidado poner aquí, no lo pienses dos veces, ven a visitarme,  yo puedo ofrecerte mi Joven Club, y es que si hay que apuntar en algún lado Lo Bueno de Cuba, un espacio sin lugar a dudas en esa lista  hay que dar  a los Joven Club de Computación y Electrónica,  una maravilla de la Revolución.

2 comentarios

  1. lianny dayli bauza

    lo mejor que pudo haber pasado en gibara es haber echo este joven club al cual le agradezco mis conocimiento de informática por eso les deseo éxito y una larga vida

  2. just K

    Hermano ese parafraseo de Fito te quedó genial, he muerto de la risa pensando acá ¿Quién dijo que todo está perdido? yo vengo a ofrecer mi Joven Club y apartando toda jocosidad tiene usted mucha razón. Recuerdo que mi primer encuentro con el Joven Club fue por el año 2002 o 2003 recuerdo que habían unas computadoras muy viejas con aquellos monitores monocromáticos pero se respiraba un aire familiar que dura hasta hoy. Desde esa fecha para acá no dejé de visitarlos y hoy debo todos mis conocimientos a esa pequeña instalación en la calle Independencia de Gibara. Hoy la realidad es otra y se ha avanzado mucho para mejorar el equipamiento tecnológico con que cuenta nuestra instalación y ya contamos con navegación desde hace algunos años, cosa que era solo un sueño en aquellos tiempos de telefonía analógica y marcaje de modems por pulsaciones. Lo que si nunca ha cambiado es el buen trato en los instructores, uno puede ir al Joven Club Gibara I lo mismo que a echar una buena charla, que a jugar un buen partido de ajedrez (con tablero, sin computadoras, pero con cariño y buena jodedera cubana)… como a disfrutar de los servicios que esta instalación ofrece a los usuarios. Entonces ya Joven Club no es aquella “Computadora de la familia cubana” es una familia más donde todos somos de la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>